CREA, INVENTA, IMAGINA... ¡NO COPIES!

Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Violation Search

22 diciembre 2015

LA SALUD DE LOS REFUGIADOS


La salud y la enfermedad de los millares de refugiados que continúan agolpándose a las puertas de la vieja Europa, escapando de la guerra y la miseria desde Oriente Medio, Asia y África, representan una nueva preocupación para las autoridades sanitarias internacionales. La solidaridad y el altruismo, también la precaución y el instinto de autoprotección, se han convertido en los principales estímulos motores de estas actuaciones. No debemos olvidar que varias organizaciones no gubernamentales soportan una parte considerable de tan ingente carga asistencial, y no sólo en el ámbito médico, psicológico y sanitario.

Otra vez los Balcanes, todavía pendientes de cicatrización las heridas provocadas por  sus recientes bárbaras guerras fratricidas, se han convertido en un camino de esperanza para demasiados prójimos quizás en la procura de una vida mejor. Y para ellos, lo mejor significa nuestra normalidad. Según Médicos sin Fronteras, las patologías que demandan una mayor atención son las lesiones dermatológicas (ampollas y úlceras) y musculares en las extremidades inferiores y las infecciones respiratorias que afectan a uno de cada cuatro niños y adultos atendidos. Estas enfermedades se multiplicarán exponencialmente con la llegada de las lluvias y las bajas temperaturas, en personas procedentes de tierras mucho más cálidas. Una incógnita adicional resulta el estado de vacunación de todos estos niños, especialmente los más pequeños. Y ¿qué podemos pensar de la salud mental de aquellos que se han jugado la vida a bordo de inestables embarcaciones para después recorrer a pie incontables kilómetros por rutas nada fáciles ni amistosas, con una alimentación y unas reservas de agua más bien escasas, expuestos a todo tipo de maltrato y violencia?

Además de los problemas materno-infantiles y de las patologías crónicas que puedan afectar a las personas mayores, las organizaciones sanitarias se deben enfrentar a una elevada incidencia de enfermedades infecciosas, algunas de ellas supuestamente controladas en nuestro entorno, como la tuberculosis, por otra parte endémica en varios países de procedencia de los refugiados. Los expertos sanitarios recomiendan una estrecha vigilancia especial para esta patología, sobre todo en los casos de tuberculosis latente, cuando el individuo está ya infectado pero todavía no ha desarrollado la enfermedad, especialmente en los niños y los adolescentes. Tales directrices deberían aplicarse desde el primer momento de la acogida, mediante un diagnóstico y tratamiento precoces que impidan la progresión de la enfermedad, su diseminación y futuras secuelas. 

La tuberculosis es solo un ejemplo, pero como ella hay muchos más. El Comité Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya se ha puesto manos a la obra. Buena falta nos hará, porque ni la enfermedad (ni la muerte) distinguen de fronteras. Tampoco las detienen las más sofisticadas barreras de cemento, alambre y concertinas.

18 diciembre 2015

MÉDICOS PORTEROS


No se me había ocurrido nunca antes, lo confieso. Cuando nos referimos a los médicos de atención primaria empleamos una serie de eufemismos para destacar nuestro papel en la sanidad pública: agentes gestores de la salud, puerta de entrada en el sistema sanitario, primera línea de combate contra las enfermedades, promotores de hábitos saludables…, pero nunca me habían comparado con el portero de un equipo. Y esta vez no ha sido el inefable Aloysius, sino Eric C. Schneider, uno de los autores del estudio “Primary Care Physicians in Ten Countries Rport Challenges Caring For Patients With Complex Health Needs”, un informe en el que se reflejan las tribulaciones de los médicos de familia de los 10 países más industrializados del planeta cuando han de enfrentarse a los pacientes con patologías crónicas múltiples. Me imagino que, si a los médicos de familia de Ourense nos hubieran solicitado nuestras opiniones probablemente estaríamos de acuerdo con la mayoría de nuestros compañeros internacionales.

El símil deportivo sale a cuenta porque si no existe un equipo operativo y coordinado con el personal de enfermería, los trabajadores sociales y los médicos de atención especializada y urgencias, al final de la temporada probablemente estaremos jugándonos el descenso de categoría en la última jornada. Los autores del informe, pertenecientes a países anglosajones y nórdicos acostumbrados a gestionar la economía de la salud con un mayor celo económico, nos enfrentan a una situación en la que el número creciente de pacientes con enfermedades crónicas, el envejecimiento demográfico y unos avances sanitarios y asistenciales que han conseguido que nuestras vidas se prolonguen cada vez más, provocan tensiones financieras y de capacidad en los sistemas de atención primaria. Pero, ¿es posible mantener nuestras porterías a cero?; ¿hasta dónde podremos dilatar nuestros récords de imbatibilidad?; ¿podremos mantenernos en la Champions League de los sistemas sanitarios públicos? Centrándonos en el informe, la dificultad para la coordinación es una denuncia universal. Mientras sólo el 25% de los médicos de Canadá y EEUU se consideran capacitados para coordinar la atención de los pacientes con múltiples patologías crónicas, el 92% de nuestros colegas holandeses indicaron un elevado nivel de confianza respecto a sus cuidados paliativos. Dato curioso y relevante, pues este mismo porcentaje cayó hasta el 25% de los facultativos suecos. 

Si nos centramos en la gestión de la atención a los pacientes con problemas de salud mental, menos del 50% de los médicos de todos los países encuestados confesaron tener la suficiente preparación para afrontar este reto; los peores porcentajes correspondieron a Alemania (14%) y Suecia (6%) Llegado el caso, el 69% de los médicos holandeses aseguraba recibir la comunicación del alta hospitalaria de sus pacientes, particularidad en la que se está avanzando en nuestro Servizo Galego de Saúde. En Noruega, Canadá, EEUU y Suiza, este porcentaje desciende hasta el 30%. Sin embargo, en la coordinación con los servicios sociales, los médicos británicos se llevan la palma, seguidos de los holandeses. Este informe no es solamente descriptivo. Aporta recetas para el éxito. Habrá que estudiarlas… y aplicarlas.



11 diciembre 2015

HISTORIAS MÉDICAS


La otra tarde debatía con mi muy quisquilloso Aloysius sobre la siguiente cuestión: si para analizar y entender la realidad empleamos cada día el método científico como único procedimiento racional, ¿por qué buscamos entonces en otras ocasiones formas no racionales para lo mismo? 

Pongamos un sencillo ejemplo. Cuando utilizamos en nuestros hogares un electrodoméstico básico, como una cafetera, un aspirador o una televisión sabemos que una vez conectado el cable a la red eléctrica mediante un enchufe, al pulsar el interruptor de inicio, salvo caso de avería, la máquina se pondrá en marcha y realizará el cometido para el que fue fabricada. Para que ese sencillo aparato haya llegado a nuestras manos, a lo largo de décadas varias decenas de personas han aplicado la sistemática metodológica científica hasta conseguir la excelencia tecnológica necesaria. La práctica diaria suele demostrarnos que la ciencia funciona, para cocinar nuestros alimentos y también para el tratamiento de nuestras enfermedades.

Pero no siempre ha ocurrido así, ni siquiera a la hora de sumergirnos en las procelosas aguas de la Historia de la Medicina. Existe un periodo que nos llama especialmente la atención, iniciado durante la segunda mitad del siglo XIX. Existe una película, “Dr. Ehrlich´s magic bullets” (William Dieterle, 1940), cuyo título nunca ha sido traducido a nuestro idioma excepto en Venezuela (“La bala mágica”), donde se realiza un amplio repaso de lo que supuso para la humanidad el descubrimiento de la teoría infecciosa de las enfermedades y sus tratamientos, gracias a los descubrimientos de Louis Pasteur, Robert Koch, Emil Von Behring, Emil Roux y Paul Ehrlich, entre tantos otros.

Pero, una vez demostrada esta teoría, hubo quienes encaminándose por la misma senda se extraviaron para nunca alcanzar la meta. Porque despreciaron esa valiosa brújula que se llama método científico. 

El Doctor Bernard Holmes fue uno de ellos. Comenzó a interesarse por la psiquiatría cuando su propio hijo Ralph desarrolló un cuadro de dementia praecox, patología hoy en día conocida como esquizofrenia. En 1916 creyó haber descubierto la causa de la enfermedad, afirmando que una obstrucción intestinal producía una determinada proliferación bacteriana que diseminaba por el organismo del paciente una toxina responsable de la dolencia. Ni corto ni perezoso, aplicó al desdichado muchacho un tratamiento quirúrgico basado en  lavados e irrigaciones intestinales realizadas a través de un orificio practicado en su apéndice intestinal. Y a pesar de que Ralph falleció 4 días después, su padre continuó porfiando en la defensa de su teoría. Ocultó a la ciencia el deceso de su hijo. Entre 1916 y 1919, intervino bajo el mismo procedimiento a otros 22 pacientes, siendo el causante de 2 fallecimientos adicionales. Por supuesto, ninguno de los supervivientes fue aliviado de su enfermedad mental. Su nefasto ejemplo fue seguido por el Doctor Henry Cotton del cual, si nos dejan, hablaremos otro día.



30 noviembre 2015

EL LIBRO DE GALENO



Nuestro común amigo Aloysius ha confesado en múltiples ocasiones su recalcitrante cinefilia. En ciertas tardes de invierno, que al contrario que la materia se dilatan con el frío y la lluvia, solemos mantener ese tipo de discusiones bizantinas sobre qué película es mejor que otra y que suelen llevarnos a ninguna parte. A pesar de inspirarse en una obra de Arturo Pérez Reverte, de haberla dirigido Roman Polanski y de contar como protagonista con el camaleónico Johnny Depp, “La novena puerta” es un film que no cuenta con nuestro afecto. Su sinopsis es un cóctel que entremezcla tres elementos principales: un investigador privado, unas dosis de bibliofilia y la procura de un texto maldito.

En otras ocasiones hemos destacado la semejanza que existe entre la realidad y la ficción, o viceversa. El verano pasado, algunos medios de comunicación se hicieron eco de una sorprendente noticia. Al más puro estilo de Hollywood, Grigory Kessel, un erudito de la Universidad Philipps de Marburgo (Alemania) descubrió la relación existente entre una página suelta existente en la monumental biblioteca de la Universidad de Harvard, con un códice de pergamino de unos mil años de antigüedad propiedad de un acaudalado anónimo coleccionista de material científico de Baltimore. Como en tantas otras ocasiones parecía haberse topado con una simple página apenas arrancada de un libro. Este hallazgo desencadenó la búsqueda de las demás hojas que el códice había ido perdiendo con el paso del tiempo. 

En mayo de 2015 se completó el texto en París, con la digitalización de la última de las extraviadas. Y así, con el punto final de tan rocambolesca aventura, los investigadores han podido disponer de la copia más remota de un tratado de Galeno, “De los preparados y los poderes de los remedios simples”, de obligada lectura para los aspirantes a médicos desde que el sabio de Pérgamo supuestamente escribiera el original allá por el siglo II de la era cristiana.

Entre sus múltiples recomendaciones, Galeno destaca que la marihuana resulta útil para el tratamiento del dolor de oídos, si bien a costa de provocar alteraciones en el semen. Estudios contemporáneos han revelado que el consumo prolongado de cualquiera de los derivados del cannabis puede interferir en la fertilidad masculina, al provocar perturbaciones en el número, en la movilidad y en la morfología de los espermatozoides, además de reducir la testosterona y aumentar la prolactina, trastornos hormonales que inciden en la producción de los gametos masculinos.
El códice de Galeno fue escrito en siríaco. 

En el siglo VI, los cristianos de esta lengua se diseminaban al este de Turquía, por tierras de las actuales Siria e Irak, justo al contrario de los millones de desplazados que actualmente huyen de la barbarie y la muerte. Quién sabe si este libro de Galeno es una traducción del pergamino original griego, empleado para enseñar los rudimentos de una profesión y un arte que entonces, como hoy, pretendía sanar y aliviar a los semejantes.


22 noviembre 2015

TOSFERINA



La actualidad informativa ha vuelto a poner en el foco de nuestra atención una enfermedad considerada poco frecuente en nuestro entorno gracias a las campañas de vacunación, pero que sin embargo cada año provoca en el mundo entre 30 y 50 millones de afectados y más de 300000 fallecimientos. Aunque pueden darse casos en cualquier edad, lo más frecuente es que afecte a los menores de 5 años, y más específicamente a los menores de 6 meses. 

Está causada por una bacteria, Bordetella pertussis, capaz de producir diferentes toxinas. Se transmite por vía aérea con enorme facilidad, y sus síntomas característicos consisten en una tos convulsa y espasmódica, con dificultad para respirar y un ruido estridente provocado por al entrada del aire en los pulmones. En los casos más graves, pueden verse afectados tanto el corazón como el sistema nervioso. Al tratarse de una enfermedad previsible, el calendario de vacunas en nuestra comunidad incluye diferentes dosis, a los 2, 4, 6 y 18 meses de vida, y una dosis adicional a los 6 años de tos ferina de baja carga antigénica junto a tétanos y difteria. Entonces, ¿a qué viene tanto revuelo con la vacuna contra la tos ferina?

El compromiso fundamental de la medicina preventiva es actuar antes de que surja cualquier problema de salud. Hasta la generalización de las vacunas, la mayoría de estas enfermedades infecciosas segaban prematuramente la vida de millones de niños. Pero, todavía hoy en día pareciera que sólo nos acordamos de la santa cuando truena, es decir, cuando descubrimos casos como el del niño de Olot, fallecido por difteria porque sus padres habían decidido no vacunarlo, o el pequeño de Boiro que perdió la vida por un posible caso de meningitis tipo B, enfermedad para la que también existe una vacuna pero que se administra al margen del calendario oficial. Sin embargo, campañas como la vacunación contra la gripe, que cada año se pone a disposición de la población adulta o de riesgo antes de la llegada del invierno, todavía luchan contra cierto escepticismo o desidia por parte de algunos vecinos (cada vez menos) que desoyen este tipo de recomendaciones y llamamientos.

Retomando la tosferina, este año en España ha causado la muerte de 3 menores de 6 meses, 2 en Andalucía (un niño de 15 días en Málaga y una niña de 2 meses en Sevilla, que a pesar de su edad no había sido vacunada) y otro caso en la Comunidad de Castilla-La Mancha (un bebé de 2 meses y medio que sí había sido inmunizado a los 60 días)

Las cuestiones pendientes de resolver son la recomendación de esta vacunación a las embarazadas, para que así transmitan inmunidad a sus futuros hijos, el desabastecimiento de este tipo de vacunas, consecuencia de su complejo proceso de fabricación, y la unificación de los calendarios vacunales dentro del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, liderado por el Ministerio de Sanidad, para que los niños españoles, sea cual fuera la comunidad en la que vengan al mundo, tengan garantizados los mismos derechos sanitarios antes y después de haber nacido. Y no sólo en cuestión de vacunas.




20 noviembre 2015

¿JAZZ PARA CENTROS COMERCIALES?


Los entendidos en la materia se refieren al Easy-listening para encuadrar a esas melodías sencillas y pegadizas, carentes de dificultad y virtuosismo, asequibles, blandas en lo auditivo, derivadas de aquellos estilos de los años 50 como el swing o las composiciones para Big Bands; música ambiental que nada tiene que ver con el ambient propiamente dicho, atmósferas musicales envolventes donde imperan los sintetizadores. En 1978, el camaleónico compositor británico Brian Eno publicó su “Música para aeropuertos”, una obra pionera en este género.

La evocación de aquel título nos ha servido para aproximarnos a la experiencia vivida en el mini concierto de Jambo Quartet en el Centro Comercial Pontevella de Ourense, para nada Easy-listening ni ambient. Porque estamos hablando de JAZZ, con mayúsculas, de primera calidad y Made in Ourense, programado dentro de las actividades complementarias del Festival Internacional de Cine de Ourense (OUFF).

Cuarteto formado por Toño Romero a la batería, todo un clásico en nuestra escena jazzística. Su dilatada experiencia está abalada por su paso por Abuña Jazz, Alecrín, Cara de Foto o Xingra. Al bajo David Cid, con el que nos une una especial complicidad que incluso nos llevó a colaborar en algún que otro programa radiofónico de jazz, personaje afable y musicalmente inquieto, con una trayectoria que le ha llevado a transitar por diferentes estilos, (jazz clásico, eléctrico, funk, rock) pero también por eclécticos y elegantes homenajes con su banda “Raindogs” dedicados a los mismísimos The Beatles y a otros fenómenos como Tom Waits, Roy Orbison o Neil Young. Los teclados fueron los vastos dominios del polifacético lalilense Iago Mouriño, réplica eficaz  del saxofonista Xosé Miguelez, del que me confieso fan desde que lo escuché por vez primera hace unos cuantos años en el Café Real de Ourense.

El cuarteto comenzó con “Just Friends”, un standard de 1931 compuesto por John Kleener, versioneado por colosos del jazz como Chet Baker, Charlie Parker, Phil Woods o John Coltrane. A continuación, desplegaron su particular versión de “Days of wine and roses”, cinematográfico por antonomasia, otro standard compuesto en 1962 por el oscarizado Henri Mancini y que me trajo a la memoria aquella maravillosa interpretación de Dexter Gordon en su álbum “Tangerine” (1972). El tercer tema de la noche fue “Song for my father”, un monumento original de Horace Silver que forma parte de la historia del jazz y que apareció en la banda sonora de la serie televisiva “A dos metros bajo tierra”. La cuarta maravilla de la tarde fue “There will never be another you”, original de Harry Warren y Mack Gordon, desde 1942 interpretada y acariciada por artistas de la categoría de Lionel Hampton, Lester Young, Art Tatum, Nat King Cole, Sonny Rollins y más recientemente Eliane Elías, también integrante de la banda sonora de varias películas.

Llegado fue el momento entonces para “Stella by starlight” (Victor Young, 1942), una de mis favoritas y de la que guardo un especial recuerdo en la versión del maestro Ray Charles para la banda sonora de “Casino” (Martin Scorsese, 1995). La guinda del pastel corrió a cargo de “Au privave”, el clásico del bebop original de Charlie Parker, el genial atribulado saxofonista inmortalizado para la gran pantalla por la particular visión de Clint Eastwood en “Bird” (1988) Jazz y cine, o viceversa, en unos instantes muy especiales a cargo de Jambo Quartet. Y que la banda siga tocando… por muchos años.