CREA, INVENTA, IMAGINA... ¡NO COPIES!

Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Violation Search

10 agosto 2005

MÁS SOLIDARIDAD


IMAGEN: "TRANSPLANT" de selflesh


TRANSPLANTES.- ¿Han pensado alguna vez que alguien tiene que morir para que su prójimo pueda vivir?; ¿dónde radica el verdadero valor de este tipo de ALTRUISMO?.


Escarben en el fondo de sus corazones...seguro que encuentran la respuesta.

Resulta edificante constatar el enorme apoyo que existe en la población en general respecto a la bondad de las donaciones de órganos; todos somos conscientes de las vidas que salvan. Además cualquiera puede necesitar una donación en un momento determinado de su vida. Lo mismo es aplicable a las donaciones de sangre y médula ósea.

Un hijo acaba de perder a su padre en Méjico; el enfermo esperaba un transplante. Le escribe una carta a un amigo y yo, con mi mayor respeto y solidaridad, reproduzco un estracto de los sentimientos de este huérfano:
  • "me siento tan impotente ante esta situación, porque sé que mi padre podía haber tenido otras opciones y siento que pude haber hecho más por él...";
  • "mi padre era realmente mi mejor amigo, mi guía, mi consuelo en mis momentos más difíciles. Se fue y me dejó demasiadas enseñanzas y vivencias que siempre quedarán grabadas como tatuajes en mi persona y en mi corazón...";
  • "éstos han sido días demasiado difíciles para mi familia y para mí, sobre todo para mi madre que fue su compañera desde hace 36 años. ¡Imagínate cómo se siente si eran inseparables!...".
William H. Carter dijo un día algo al respecto que me resulta especialmente conmovedor: "solamente podemos aspirar a dejar dos legados duraderos a nuestros hijos: uno, raíces; y el otro, alas".


¿Saben ustedes cuánto pesan los minutos para un enfermo y sus familiares que esperan contrarreloj un transplante?. Ya se lo imaginaba Esopo, pues cuando se necesitan brazos el socorro en palabras no sirve de nada.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

« Les routes qui ne promettent pas le pays de leur destination sont les routes aimées. » Char

Crataegi dijo...

« Les routes qui ne promettent pas le pays de leur destination sont les routes aimées. » Char

Anónimo dijo...

La práctica vital como confrontación permanente

“Il n’y a plus de peuple-trésor,
mais, de proche en proche,
le savoir vivre infini
de l’éclair pour les survivants
de ce peuple.”

Creemos que hay esa posibilidad porque nuestras vidas se deducen de sus determinaciones: estoy determinado a esto, a tal cosa, a tal otra, esto que es categóricamente el enunciado de mis días. Por de pronto fuera una rememoración u oro viejo o un encanto o toda la vida (y si las nuestras fueran como no son) un desvarío, desconocería otra posibilidad de vivir en la acción porque la situación circundante y próxima a cada uno también me valdría lo que una acción secundaria. Y como L., “el principio de la acción debe ser totalmente aniquilado”. No quiero decir que vivamos de otras dimensiones, que nosotros olvidemos el fin (hay a quien apenamos, lo sabemos, hay quien nos abofetearía, lo aceptamos), que andemos por el mundo como resumidos en una vida sustrato de las emociones generales. Cuando se decida a venir, será recibido con naturalidad, hasta tal punto que la percepción, es decir la hombría, le ha llegado a ser tan natural que se ha constituido en su segunda naturaleza.