CREA, INVENTA, IMAGINA... ¡NO COPIES!

Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Violation Search

03 octubre 2006

RESERVOIR DOGS

MUJER CON UN PERRO BLANCO (Lucien Freud)

Detalle del sepulcro de ILARIA DEL CARRETO

Todavía un tanto sobrecogido, recuerdo una escena especialmente cruda correspondiente a aquella película de Quentin Tarantino, cuando uno de los atracadores frustrados (el Sr. Rubio - Michael Madsen) utiliza una navaja de afeitar para amputarle una oreja al policía que tenía secuestrado. Toda esta crueldad gráfica me produce la misma creciente incomodidad que el recuerdo de otras dos tremendas escenas cinematográficas: las uñas arrancadas a punta de tenaza a George Clooney en “Syriana” y a uno de los torturados en “El Crimen de Cuenca”.

Violencia y crueldad campan a sus anchas por este planeta, enraizándose de manera cada vez más profunda en nuestra sociedad. Es continuo el goteo de mujeres asesinadas a manos de sus parejas sentimentales, pero esta macabra hemorragia no parece tener fin a pesar de las medidas legales establecidas. Un niño fallece de desnutrición en nuestra Galicia contemporánea sin que se entere nadie de los que viven a su alrededor, como si no fueran suficientes los miles de infantes que murieron de inanición en nuestra historia pasada, como si no hartaran ya los millones de criaturas que desaparecen a diario de la faz de la Tierra debido a la miseria y al hambre.

Sostiene Aloysius que Wittgenstein se rebeló contra el positivismo filosófico, blandiendo la idea de que lo verdaderamente importante en la vida de los seres humanos es precisamente todo aquello sobre lo que debemos guardar silencio. Siento contradecirte, mi querido Ludwig, pero los recientes casos de brutal ensañamiento con los animales (especialmente con los canes) mostrados estos días en los medios de comunicación, obligan a alzar bien alto nuestras voces de protesta. Por pura y simple humanidad. Opinaba con ácida ironía el controvertido escritor Kurt Vonnegut que un humanista es una persona que demuestra un gran interés por los seres humanos; y añadía: mi perro es un humanista.

Mark Haddon ha escrito en su libro “El curioso incidente del perro a medianoche”: - me gustan los perros. Uno siempre sabe qué está pensando un perro. Tiene cuatro estados de ánimo: contento, triste, enfadado y concentrado. Además los perros son fieles y no dicen mentiras, porque no hablan -.

Hoy doy por controlada mi vena franciscana manifestando mi solidaridad con todos aquellos que se atreven a denunciar el maltrato a los animales. Así como Patrick El Carpa simboliza para mí a todos los inmigrantes que desean encontrar una vida mejor dentro de nuestras fronteras, el Gran Can representará a todos los animales a los que hacemos sufrir innecesariamente. El Duomo de la ciudad italiana de Lucca alberga una de las estatuas más hermosas del Renacimiento: un perrillo de dulce mirada petrificada guarda los pies del sarcófago de la bella Ilaria del Carreto. Dicen que fue esculpido en suave mármol rosado por Jacopo della Quercia para simbolizar la fidelidad.

Y es que repasando las imágenes del perro apaleado por su dueño en Aguiño, no queda ninguna duda sobre quién es en realidad el verdadero animal. Aunque le ampare la Galicia profunda.