CREA, INVENTA, IMAGINA... ¡NO COPIES!

Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Violation Search

22 abril 2012

TRUENOS CERCANOS




Sostiene Aloysius que Internet se ha convertido en un elemento cotidiano en las consultas de atención primaria. Aunque no podamos verlo ni tocarlo, resulta tan tangible como un estetoscopio, un termómetro o una jeringuilla. De vez en cuando, algún enfermo acude no por los síntomas que padece en realidad, sino por lo que ha leído de ellos en la red de redes. Así, el simple sangrado de unas hemorroides consigue provocar exactamente la misma angustia que un cáncer de colon.

A esta tipología de pacientes o usuarios, como se les prefiera llamar, es necesario explicarles que deberían filtrar la información que consultan, pues hoy en día cualquiera puede opinar en Internet. Y si no me equivoco, en un futuro cada vez más cercano, la asesoría sanitaria “virtual” se me antoja una de las labores a las que el médico de familia deberá dedicar más tiempo.

En esta tarea algunos compañeros nos sacan suficiente ventaja. Llevan años divulgando sus conocimientos y experiencias en los foros más especializados. Pido disculpas por las omisiones, o por abusar siempre de los mismos ejemplos, como el del malogrado Carlos Cristos, el de Juan Gervás al frente del equipo CESCA o el de Vicente Baos y su magnífico blog “El supositorio”. Que un selecto patrón nos represente a los demás… En “Médico crítico”, otro sugestivo blog que tiene como lema una declaración de intenciones nada desdeñable (“para abrir los ojos ante la – compleja – realidad sanitaria – y socioeconómica – de nuestro entorno cercano – y no tanto) vengo de leer una entrada titulada “El lugar donde sí vivimos por encima de nuestras posibilidades”.

El autor critica varias circunstancias en la sanidad nacional: la financiación de medicamentos más caros sin que hayan demostrado una mayor utilidad terapéutica, la politización de la gestión sanitaria (en lugar de su profesionalización), los 17 sistemas autonómicos de gestión sanitaria, la incompetencia de algunos ministros y ministras de sanidad (sin poner nombres), el descontrol en el gasto farmacéutico hospitalario (ese gran desconocido) y la alocada carrera hacia el infinito respecto al consumo de medicamentos por parte de los españoles, a la cabeza de los europeos.

En 1991, el denominado Informe Abril nos alertaba de lo que hoy estamos padeciendo. Encargado por el gobierno del socialista Felipe González, las recomendaciones entre otros de Fernando Abril Martorell, José María Segovia de Arana, Rafael Bengoa (actual consejero de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco) o de Lluis Bohigas (del que tuve el honor de ser alumno) fueron relegadas al olvido. 

Y ahora, como truena, nos acordaremos de Santa Bárbara.

No hay comentarios: